PSICOLOGÍA

La necesidad de visitar a un especialista en psicología, no siempre viene precedida de un problema mental o un trastorno definido como tal en los manuales de psicopatología.

Los síntomas en cada persona , tienen un significado individual dependiendo de la experiencia propia y única de cada individuo.

La relación mente-cuerpo es una realidad cada vez más avalada científicamente, de ahí la necesidad de trabajar de manera multidisciplinar para obtener los mejores resultados:

PSICONUTRICIÓN

La compleja naturaleza de la alimentación humana, hace necesario contemplar un amplio abanico de aspectos comcomitantes, sin descartar ninguno de ellos.

Factores genéticos, hormonales, nutricionales y energéticos, son de máxima importancia a la hora de abordar de manera médica un tratamiento endocrinológico y/o nutricional.

Pero son los aspectos psicológicos los determinantes en él éxito o fracaso de estos.

La medicina nos dará respuestas a lo que comemos y la PSICONUTRICIÓN, nos descubrirá aspectos tales como por qué comemos de esa manera o como y con que conducta debemos aprender a hacerlo.

PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO

Tanto por exceso como por defecto, el modo de alimentación puede derivar en graves problemas de salud. Desde la obesidad o sobrepeso a la anorexia restrictiva, encontramos un gran variedad de situaciones donde la obsesión por la comida y el peso, son una constante en las personan que lo padecen.

APOYO PSICOLÓGICO EN PROCESOS DE ENFERMEDAD Y/O QUIRURGICOS

Ante situaciones personales delicadas, ya sea por crisis personales o ambientales, la ayuda de un profesional ayudará a aliviar los síntomas derivados de ellos.

Evaluar la idoneidad de someterse a ciertas cirugías ( bariátrica, estéticas….), aportará una mayor seguridad en los resultados que se quieren obtener y la colaboración médico-psicólogo, importante a la hora de atender las necesidades del paciente, con total garantía.

HEALTH COACHING

Cuando hablamos de salud, no nos referimos sólo a mantener o mejorar la salud física.

Para que la persona adopte hábitos de vida más saludables se deben trabajar de manera conjunta los aspectos emocionales, que provoquen la motivación para llevar a cabo dichos cambios.

El coaching, entendido como acompañamiento o entrenamiento, se basa en facilitar a la persona que lleve a cabo de manera personal y voluntaria cambios en su estilo de vida.

Cada persona tiene unas necesidades y tipo de vida muy diferente a otra, por eso se trabaja desde la bioindividualidad.

No hay una única formula que valga para todas las personas, cada persona debe ser tratada con la máxima individualización.