La talla baja puede ser la expresión normal de una realidad genética, en cuyo caso la velocidad de crecimiento es normal , o puede ser el resultado de una condición que cause ralentización de crecimiento , con una velocidad de crecimiento menor de lo normal.

El retraso en el crecimiento es un término que se utiliza para describir una velocidad de crecimiento por debajo de lo esperado para una edad determinada.

Estamos acostumbrados a escuchar de boca del pediatra , que nuestro hijo está por encima o por debajo de percentil , que viene a ser como una media de la talla y / o el peso de niños de la misma edad que nuestro hijo/a.

Sin embargo no debemos preocuparnos por el hecho de que esté por debajo de un percentil considerado normal , pues cada niño puede tener una fase de crecimiento y maduración diferente al resto y no por ello quiere decir que no podamos hacer nada por mejorar su crecimiento y talla definitiva.

Los propios médicos tenemos dificultad para definir claramente que se consideraría talla baja . Hay muchos que consideran la talla baja , una talla por debajo del 5º percentil , mientras que otros definen talla baja aquellos niños cuya talla se desvíe en 2 medidas por debajo de la media estándar.

Entre éstos niños incluimos aquellos con talla familiar baja o un retraso constitucional en crecimiento y maduración. Estos niños son variantes normales de crecimiento.

Podemos afirmar que el crecimiento normal , es el resultado de una adecuada interacción entre factores genéticos , nutricionales , metabólicos y endocrinos. Entendiendo por factores genéticos , aquellos que nos aportan nuestros antepasados y que darán lugar a un cálculo relativo de la talla genética.

Los factores nutricionales , son también de vital importancia . Una correcta alimentación , variada y equilibrada (dando preferencia a la carga proteica), es sin duda uno de los pilares en el crecimiento.

La capacidad de producir adecuadamente la hormona de crecimiento , será la prueba positiva de un sistema endocrino en perfecto estado .

Pero además de todos éstos factores , cada año vemos que existen otros que cobran más fuerza en determinar la talla definitiva de los niños. La celiaquía , los trastornos por déficit de atención , el estrés tanto intrafamiliar como escolar… son nuevas variables en ésta complicada ecuación del crecimiento.

Afortunadamente en la Clínica Mariscal , contamos con más de 40 años de experiencia, siendo la primera consulta privada de crecimiento que surgió en España y la que más casos de retraso de crecimiento ha tratado en todo éste tiempo.

Si duda de si el crecimiento de su hijo o hija es adecuado , no dude en consultarnos .