Como cada año, llega la prisa por adelgazar y ponerse en forma para el verano y de nuevo aparecen dietas nuevas y milagrosas que nos prometen conseguir una rápida y grande pérdida de peso.

Como cada año, llega la prisa por adelgazar y ponerse en forma para el verano y de nuevo aparecen dietas nuevas y milagrosas que nos prometen conseguir una rápida y grande pérdida de peso.
Pero un año más, también les alertamos del peligro de estas alimentaciones y les recordamos la importancia de seguir una correcta alimentación todo el año.
Para adelgazar de manera segura, debe ponerse en manos de profesionales de la salud y evitar seguir las dietas que les recomiendan familiares o amigos o las que encuentra en anuncios o revistas, ya que suponen un GRAN RIESGO PARA LA SALUD por la carencias nutricionales que conllevan.
Todo plan de alimentación con el que se quiera conseguir disminuir el peso, tiene que ser diseñado de manera personalizada atendiendo a las necesidades y particularidades de cada persona.
El «efecto rebote» de las dietas milagro lleva a recuperar no sólo el peso perdido si no alguno más y además dificultará la perdida de peso, en futuras ocasiones.
El objetivo nunca debe ser bajar de peso de manera rápida para un momento concreto ( una boda, el verano…..), sino un CAMBIO DURADERO en nuestro estilo de vida, combinando una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico, con el que conseguir mejorar nuestra salud.
Nuestra mejor «dieta», la del SENTIDO COMÚN.