Ya sabemos que los alimentos son en muchas ocasiones la mejor medicina, y en la fruta y verdura de otoño, encontramos verdaderos elixires de salud.

CÍTRICOS ( Naranja, mandarina, kiwis, pomelo, limón): Fuente de fitoquímicos, que desempeña una papel muy importante en la prevención de enfermedades, como las cardiovasculares o el cáncer. Los antioxidantes y la vitamina C, son los mejores protectores del sistema inmunológico.

AGUACATE: Hipolipemiantes, ya que reduce el nivel de colesterol en sangre. Contiene grasas de gran valor nutritivo y fibras que nos ayudan a saciarnos y controlar el apetito.

ZANAHORIA: Rica en Betacarotenos, que influye en la formación y reparación de las células que conforman nuestra visión, mucosas, piel, uñas y cabello. También ayuda a mantener una sistema inmune fuerte.

FRUTOS SECOS ( Nueces, pistachos, almendras..): Antianémicos, ya que favorece la producción de sangre, debido a su contenido en hierro. Gracias a sus aportes de ácido fólico, son estupendos para combatir la fatiga, el estrés y el síndrome premenstrual.

ALCACHOFA: Aumenta la producción de bilis, que mejora nuestra digestión y protege el hígado. Por su fibras vegetales, se convierte en una alimento perfecto para controlar el apetito.

Como siempre les recordamos la importancia de mantener una dieta variada y equilibrada, como la mejor manera de proteger su salud.