Los hábitos de salud, en nuestros niños es responsabilidad de los adultos, y como todo en educación la mejor manera de inculcarlos es a través del EJEMPLO.

Con pequeños pasos, conseguiremos grandes resultados:

1. Comenzar por dedicar tiempo en la preparación de un desayuno completo y en familia, aunque eso suponga tener que levantarse un poco antes. Unos minutos menos de sueño, afectará mucho menos a la actividad diaria que un correcto desayuno.
2. Dar la importancia no solo a lo que se come, si no también al comportamiento alimentario: Comer sentados a la mesa, masticad despacio, evitar distracciones ( TV, Móvil, …..), no repetir, comer de manera relajada y sin tensión.
3. El orden de comidas es importante, no debemos dejar acceso libre a nevera y despensa.
4. Debe utilizarse en la medida de lo posible un menú común para todos, es complicado hacerle entender a un niño que tiene que comer de todo si nosotros no lo hacemos.
5. Participar en actividades físicas y al aire libre en familia.
6. Hablar siempre en términos de alimentos saludables y otros menos saludables, nunca como alimentos que engordan o alimentos malos.
7. Evitar la comida como premio o castigo, y controlar y dosificar la cantidad y frecuencia de chucherías y dulces industriales.

La mejor herencia que les puedes dejar a tus hijos, son unos buenos hábitos de vida con los que ganarán en salud.