La Organización Mundial de la Salud aporta el alarmante dato de que 16 millones de personas mueren al año de manera prematura ( antes de los 70), por enfermedades no transmisibles, es decir, que no se deben a virus o bacterias si no a los actuales hábitos de vida.

La OMS fija nueve objetivos para controlar este tipo de enfermedades:

1. Una reducción del 25% en la tasa de mortalidad prematura en enfermedades crónicas respiratorias, cardiovasculares, cáncer o diabetes.
2. Disminuir un 10% el abuso del alcohol.
3. Bajar en un 10% la prevalencia del sedentarismo y la falta de actividad física.
4. Contener el consumo de sal en un 30%.
5. Lograr que la prevalencia de fumadores mayores de 15 años se reduzca en un 15%.
6. Una caída relativa en la prevalencia de hipertensos del 25% o mantener las tasas, según los países.
7. Frenar el aumento de la diabetes y la obesidad.
8. Conseguir que al menos el 50% de las personas susceptibles de recibir tratamiento farmacológico y consejo médico para prevenir ataques al corazón o ictus lo reciban.
9. Que exista disponibilidad de al menos el 80% de la tecnología básica sanitaria, incluidos los medicamentos genéricos, requerida para tratar la mayoría de las enfermedades no transmisibles tanto en centros públicos como privados.

Desde Clínica Mariscal, nos queremos unir a este reto.
La Medicina debe estar al servicio de la curación pero aún más de la prevención.

¿Se unen con nosotros al reto?