Se temen por los excesos que , de antemano , ya sabemos que se cometerán.

 Nunca sobra repetir algunos consejos para que estos días no supongan, que la «cuesta de Enero» sea mucho más «pesada»:

• Evitar los excesos. Se puede probar todo si cuidamos las cantidades y las frecuencias. Estaría bien hacer un listado de esos dulces y extras que nos encantan, para dosificarlos en las diferentes cenas y comidas, (el polvorón en Nochebuena, mazapán en la comidas de Navidad….para terminar con el trozo de Roscón el Día de Reyes).
• Incrementar el ejercicio físico, tan fácil como pasear con la familia o bailar con los amigos.
• Moderación con el alcohol y siempre antes de ingerirlo, debemos beber agua, lo agradecerá al día siguiente.
• No repetir, suficiente con probar un poco de todo.
• Intentar que los platos no queden limpios. No pasa nada por dejar algo.
• Evitar los refrescos y bebidas azucaradas.
• Guardar la bandeja de dulces, si se deja como objeto navideño decorativo, es posible que cada vez que pasemos cerca de ella, picoteemos entre horas sin ni siquiera darnos cuenta.
• Quitarnos la idea de que empezaremos en Enero la «dieta», mejor cuidarnos desde ya, sin pretender tampoco perder peso y así será más fácil el proceso en el nuevo año.

Pero el mejor consejo es disfrutar al máximo en estos días.
Reír mucho…. La mejor medicina.